En vivo

Programas grabados

Sor Juana Inés de la Cruz


’No estudio por saber más, sino por ignorar menos’. Apodada la décima musa.Aprendió a leer y escribir con tres años. Se crió entre las haciendas de Nepantla y Panoaya junto a su abuelo materno.

Sor Juana Inés de la Cruz

Abril 12, 2018 18:09 hrs.
Biografías Internacional › México
SN Noticias Culiacan › SN Noticias

Nació el 12 de noviembre de 1651 en la aldea Nepantla, aunque se encontró una fe de bautismo en la parroquia de Chimulhuacán, donde también se dice que nació el 2 de diciembre de 1648. Fue hija de Pedro Manuel de Asbaje e Isabel Ramírez. Tuvo dos hermanas: María y Josefa.
Aprendió a leer y escribir con tres años. Se crió entre las haciendas de Nepantla y Panoaya junto a su abuelo materno.

Tras la muerte de su abuelo, su madre la envió a casa de su hermana María Ramírez, en la capital, donde además de aprender labores femeninas, estudió latín. Después ingresaría a la Corte Virreinal como dama de honor de Leonor Carreto, esposa del virrey Antonio Sebastián de Toledo.

Ingresó en un convento de carmelitas descalzas del cual salió por enfermedad. Finalmente profesó en 1669 en el convento de San Jerónimo de la ciudad de México, donde permaneció hasta su muerte ocurrida durante una epidemia de peste. En el convento tuvo oficios como contadora y archivista dedicándose al estudio y a la escritura.

Su época más fecunda comenzó en 1680 con la concepción del Neptuno Alegórico, arco triunfal en honor de los virreyes de la Laguna.

Por entonces despidió a su confesor, según se deduce de la descubierta Carta al Padre Núñez, escrita en torno a de 1682, y que demuestra una faceta polémica y argumentativa de la monja.


En los villancicos, quizá uno de los aspectos menos estudiados de su obra, despliega su mayor riqueza literaria. Autora de todo tipo de obras, cortesanas y religiosas, comedias de enredo, Los empeños de una casa, La segunda Celestina; la comedia mitológica Amor es más laberinto, escrita con Juan de Guevara; autos sacramentales: El Divino Narciso, El cetro de José, San Hermenegildo, en las loas que preceden a los dos primeros autos mencionados se reitera la relación de los sacrificios humanos aztecas con la Eucaristía.

Primero Sueño es un extraordinario poema en forma de silva de 975 versos. En 1690, el obispo Fernández de Santa Cruz publicó la Carta Atenagórica, precedida por la Carta de Sor Filotea, y en la que conmina a sor Juana a dejar sus escritos profanos y abrazar los religiosos.

Es célebre la obra, Respuesta a sor Filotea (1691), contestación a la Carta del obispo de Santa Cruz, una auto hagiografía y a la vez una brillante defensa del derecho a expresarse libremente. Una polémica sobre los últimos años de su vida dividió a los sorjuanistas: unos postulaban la tesis de su conversión, otros atribuían su silencio final a una persecución.

El 8 de febrero de 1694 ratificó sus votos religiosos.

Sor Juana Inés de la Cruz falleció de tifus en Ciudad de México el 17 de abril de 1695.


Fue sepultada en el coro bajo de la iglesia del templo de San Jerónimo, donde actualmente se asienta la Universidad Claustro de Sor Juana, en esta capital.

Ver más

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-100450438-1