Rinden homenaje a Liera y a Arístides Vargas, en La Aldea de Rigo

Los dramaturgos Oscar Liera, de Sinaloa, y Arístides Vargas, de Argentina, se hermanaron en la pieza teatral La aldea de Rigo, compuesta con textos de algunas de sus obras.


Rinden homenaje a Liera y a Arístides Vargas, en La Aldea de Rigo

Cultura

Noviembre 27, 2017 14:16 hrs.
Cultura Estados ›
SN Noticias Culiacan › SN Noticias

Los dramaturgos Oscar Liera, de Sinaloa, y Arístides Vargas, de Argentina, se hermanaron en la pieza teatral La aldea de Rigo, compuesta con textos de
algunas de sus obras, adaptadas por Arturo Díaz de Sandy para un montaje del
Taller Laboratorio de Actuación de la UAS, presentada este fin de semana en el
Teatro Socorro Astol, dentro del Festival Cultural Sinaloa 2017.

En el montaje se contó con las actuaciones de Christian Amezcua como Crisóforo,
el acordeonero; Verkiel Díaz de Sandy Romero como Rigoberto; Héctor Monge
como Papanino; Arturo Díaz de Sandy como Él, y Violeta Núñez como Ella.
La aldea de Rigo es un homenaje a los dramaturgos Arístides Vargas y Óscar
Liera, se compone con retazos de sus obras La casa de Rigoberta mira hacia el
sur y Nuestra señora de las nubes, del dramaturgo argentino Arístides Vargas, y
de Las fábulas perversas y Los caminos solos, de Oscar Liera.

De ellas, Díaz de Sandy retoma pasajes y les da una hilazón para crear una nueva
historia en la que la poesía es patente, para expresar situaciones como el amor, el
desaliento, la esperanza de un mundo mejor en un ambiente de desarraigo.
Rigo, un niño que cuenta fantasías, las cuales van marcando una realidad
lacerante, mientras charla con el abuelo Papanino, siempre sentado bajo su jacal;
una pareja que ve pasar los días tratando de rehacer su relación y de entenderse
sin hallar respuesta, y un acordeonero que toca y marca los tiempos mientras
platica sobre los días que vienen.

Pasajes que nos remontan al pasado, a través de textos fragmentarios, que nos
traen a una actualidad real, cercana y sin salidas, en la ciudad ’Nido de Víboras’,
donde la inseguridad y la violencia es terrible, pero que busca el perdón.
Concluye con un pasaje de Los caminos solos, de Liera, cuando matan a Heraclio
Bernal, y la canción No hay novedad, de Los Cadetes de Linares, cantada por los
cinco actores.
La obra se presentó dentro del Festival Cultural Sinaloa 2017 en El Fuerte, Choix,
Escuinapa, El Rosario, Cosalá, Mocorito, Guasave y ahora en Culiacán.

Compartir noticia


Califica esta información

SN Noticias Culiacan › SN Noticias
¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?

  • OPINIÓN
    MÁS NOTICIAS
    UA-100450438-1