• Admin
  • Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
  • Papik Ramírez Bernal, director general del ISIC, anuncia en conferencia de prensa al nuevo director de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes.

    Miguel Salmón del Real
    Director Artístico Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes


    Papik Ramírez Bernal, director general del ISIC, anuncia en conferencia de prensa al nuevo director de la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes.

    Cultura

    Septiembre 04, 2017 15:55 hrs.
    Cultura Estados ›
    SN Noticias Culiacán › SN Noticias

    Iniciamos la segunda Temporada de este año. Lleno de música,
    obras de catálogo, rarezas musicales, favoritas del público directores
    y solistas invitados.
    Este año se conmemora el LXXX aniversario luctuoso de
    Maurice Ravel (1875-1937). Esta noche podremos escuchar dos de
    sus geniales obras.
    Primeramente tendremos al célebre - Bolero -. Ravel tenía una
    personalidad compleja y misteriosa como el carácter obsesivo
    de una de sus composiciones más célebres, el Bolero. Dedicada
    a Ida Rubinstein en 1928. La bailarina rusa le había pedido que
    compusiera un ballet de carácter español, por eso el maestro lo
    enfocó hacia unas danzas españolas del siglo XVIII llamadas
    bolero.
    Es una obra hipnotizante,el día del estreno una espectadora,
    desde el patio de butacas, gritó: ’¡Al loco, al loco!’, a lo cual Ravel
    respondió que era la única que había entendido su obra.
    La Rapsodia española fue compuesta por Ravel en 1907 en el
    yate l’ Aimée, amarrado en Valvins, cerca de Fontainebleau.
    Sin embargo, una de las piezas que integran esta especie de
    suite orquestal –más que Rapsodia– fue escrita en 1895, la época
    prehistórica del piano raveliano, la época del Menuetantique. Se
    trata de Habanera, el primero de dos fragmentos de la suite para
    dos pianos, Les sitesauriculaires.
    Es, como bien señala Roland de Cande, ’una orquesta nerviosa,
    felina, cuya transparencia, nitidez y vigor son ejemplares’.
    Estamos ante una obra maestra desde el punto de vista
    instrumental.
    La Rapsodia española asombra por la seguridad y firmeza de su
    escritura, dice Vuillermoz, y toda la crítica coincide en ver en esta
    obra todo el estilo y la brillante riqueza de la orquestación raveliana.
    Desde el misterioso Preludio a la noche, sobre un insistente motivo
    de cuatro notas, siguiendo por la inquietante Malagueña, la dulce
    y nostálgica Habanera, hasta el estallido rítmico de la Feria, el
    dinamismo y los contrastes de la orquesta de Ravel nos deslumbran.
    La Rapsodia Española está dedicada al profesor de piano de
    Ravel Charles de Beriot. El estreno tuvo lugar en los Conciertos
    Colonne de París, el 19 de marzo de 1908.
    Ludwig Spohr, músico y contemporáneo de Beethoven que llegó
    a gozar de la amistad del compositor, cuenta en su autobiografía
    que para el estreno de su Séptima Sinfonía, el maestro de Bonn,
    de 43 años, estaba tan sordo que no era capaz de percibir los
    pasajes piano de su propia obra. Durante el allegro, relata Spohr,
    un par de estos pasajes confundieron al maestro y por un buen
    rato la orquesta anduvo por un lado y él por otro, así que cuando
    llegó el momento en que según su propia cuenta correspondía un
    forte de la orquesta, Beethoven se agachó y abrió los brazos para
    subrayarlo... pero no pasó nada. El pobre maestro sordo salió de
    su confusión diez o doce compases más tarde, cuando la orquesta
    atacó el forte y entonces pudo oírlo.
    El estreno de la Séptima Sinfonía tuvo lugar en Viena, el 8 de
    diciembre de 1813, con gran éxito. Hacía cinco años que Beethoven
    no ofrecía una nueva sinfonía al público vienés. Por ello, fue
    recibida con gran entusiasmo.
    La obra había sido ideada alrededor de 1811, aunque respecto
    del allegretto, se han encontrado esbozos que datan de 1806. La
    popularidad del segundo movimiento obedece en gran parte a
    su simplicidad: una idea rítmica sencilla, una sucesión de notas
    negras con dos corcheas, oídas repetidamente (un ostinato), dan
    cauce a una melodía de corte schubertiano.
    Una obra maestra sin duda.
    Y así, iniciamos esta temporada de Otoño de la OSSLA,
    recordemos que la música es aire y también se respira...

    Compartir noticia


    Califica esta información

    SN Noticias Culiacán › SN Noticias
    ¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?

  • OPINIÓN
    MÁS NOTICIAS
    UA-100450438-1