Las Profecías Orwellianas que se cumplieron en el Siglo XXI

1

Octubre 09, 2019 13:15 hrs.

Genaro Portillo › SN Noticias

Periodismo Nacional › México Sinaloa


Una faceta que mucha gente ignora de la vida de Eric Arthur Blair, mejor conocido por su seudónimo como George Orwell, es que estuvo al servicio de la poderosa agencia de inteligencia británica MI6. Y que en 1936, cuando los nacionalistas españoles se levantaron en armas contra el Gobierno Republicano, Blair le dijo a un amigo: «Pelearé en la guerra civil española para matar fascistas porque alguien debe hacerlo».

Curiosamente, los fascistas no fueron los que lo tuvieron a tiro de muerte por fusilamiento en España sino los propios comunistas, sus propios ’aliados’, así paga el diablo.


Pero afortunadamente Orwell salió con vida para regalarnos una de las más grandes novelas jamás escritas y la más importante de su vida, aquella que en la simpleza de su título encierra su inigualable grandeza: ’1984’.

Según algunos, su experiencia en la Guerra Civil Española le sirvió de inspiración para escribir dicha obra, la cual fue publicada en el año 1948, en una época en la que Europa yacía cubierta de los escombros regados por todo el Viejo Continente gracias a los bombardeos de paz y democracia que los Aliados usaron para aniquilar a Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Más allá de la increíble capacidad narrativa de Orwell, resulta muy interesante y sorprendente ver cómo algunos conceptos desarrollados en su novela se fueron cumpliendo al cabo de los años, pero más impresionante resulta comprobar que otros conceptos ’orwellianos’ parecen volverse más evidentes hoy en día.

Muchos piensan que Orwell describió al comunismo —aunque se ocupó de ese tema en otro libro titulado ’La Granja Animal (Rebelión en la Granja)’. Cada quien puede interpretar el libro a su manera cuando lo lea, lo que sí es muy cierto es que si prestamos atención al argumento de la novela 1984 podemos identificar aspectos que describen a la perfección a los países supuestamente democráticos que quedaron como amos y señores del mundo después de la Segunda Guerra Mundial, países que presentan las características atribuidas al tiránico gobierno de El Gran Hermano tales como: mantener a la sociedad en un estado de alerta por los peligros del exterior como el terrorismo, la guerra sin fin, la vigilancia total del ciudadano y el espionaje ciudadano por medio del acceso irrestricto a la información privada.

1984 describe un mundo gris, triste, donde los ciudadanos viven bajo la amenaza constante de la guerra, donde las relaciones amorosas han sido reducidas a simples compromisos autorizados en beneficio del Gran Hermano, donde constantemente caen bombas en la ciudad… ¿De dónde se pudo haber inspirado Orwell para escribir esta novela? La respuesta es de la realidad.

Orwell hizo lo mismo que ya había hecho Aldous Huxley en su libro ’Brave New World’, traducido al español como ’Un Mundo Feliz’, donde simplemente tomó las ideas maltusianas de los hombres del Instituto Tavistock y las élites mundiales y le dio tintes fantasiosos a un pensamiento que manifestaron personajes de la vida real como John Rawlings Rees, Bertrand Russel, Kurt Lewin, Friedrich Lindemann, Richard Kalergi, y una lista interminable de personas que manifestaron que el mundo debería ser dirigido por una élite pensante y servida por seres inferiores que hicieran las labores desagradables de la sociedad.


John Rawlings Rees, fundador del Instituto Tavistock, en su libro ’The Shaping of Psychiatry by War’, dice que:

Huxley en su libro Brave New World propone crear químicamente hombres inferiores que realicen los trabajos desagradables de la sociedad, yo creo que no es necesario porque de esos ya hay muchos, solamente hay que saber dirigirlos y establecerlos en su lugar en la sociedad.

Orwell describió ese mundo gris porque era lo que estaba sucediendo, no olvidemos que publicó su libro en 1948, a solo tres años de acabada la Segunda Guerra Mundial. Ese mundo gris y triste dejado tras la guerra en Europa con la amenaza constante de otra guerra contra la Unión Soviética y sus satélites, era el ánimo que vivían las masas de Europa y Orwell lo plasmó perfectamente en su libro, aunque parezca que se describe al comunismo, en realidad se describe a la Europa devastada. (Pueden encontrar un análisis más completo y profundo al respecto en mi libro ’El Mundo Detrás de las Cortinas’)

La historia de 1984 se desarrolla en Londres donde se había erigido como partido gobernante el INGSOC (Socialismo Inglés), y tenía como figura principal a un personaje que se le conocía como EL GRAN HERMANO. El partido tenía un lema que era «LA GUERRA ES LA PAZ, LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD, LA IGNORANCIA ES LA FUERZA». En ese lema se encierra la descripción más magistral de la realidad que se haya realizado hasta ahora.

El partido fundamentaba su poder en cuatro instituciones principales que tenían unos objetivos contrarios a lo que reflejaban sus nombres y estos eran:

EL MINISTERIO DE LA VERDAD que se encargaba de crear mentiras y cambiar la historia para mantener el poder del partido
EL MINISTERIO DE LA PAZ que se encargaba en realidad de crear la guerra
EL MINISTERIO DE LA ABUNDANCIA que se encargaba del racionamiento de la comida así como de la entrega de la ’choco-ración’
EL MINISTERIO DEL AMOR que se encargaba de mantener la ley y el orden y crear el odio en la sociedad para mantenerla dividida
La ciudad estaba monitoreada completamente por cámaras, micrófonos y espías que trabajaban para El Gran Hermano, la gente vivía con un temor constante de morir porque de pronto caían misiles en la ciudad, pensaban que eran del enemigo, pero en realidad el partido hacía uso de sus propias bombas para mantener a raya a la gente a través del miedo, de una forma muy parecida a como lo hacen ahora los gobiernos de Estados Unidos, Inglaterra y Francia con ataques de falsa bandera para culpar a los terroristas del Medio Oriente, países que casualmente siempre están rebosando en petróleo.


LA TELE-PANTALLA
En su novela, Orwell hace mención y describe un extraño aparato llamado ’la Tele-pantalla’, el cual era un dispositivo de vigilancia semejante a un televisor que se incrustaba en la pared de las casas. En cada hogar de la ciudad había una de éstas y se colocaba en un lugar estratégico de la casa para que tuviera acceso a prácticamente todos los rincones de tal forma que no se le escapara ni un solo movimiento de la persona o personas que eran vigiladas día y noche. La Tele-pantalla podía escuchar incluso hasta el más mínimo susurro, podía monitorear a las personas, darle órdenes, dar las noticias y estaba rotundamente prohibido apagarla o tan siquiera bajarle el volumen.

A muchos podrá no sorprenderles el hecho de que Orwell hablara de la vigilancia a los hogares, pues de una u otra forma, siempre ha existido el espionaje ya sea empleando espías al estilo antiguo o a través de micrófonos escondidos en las habitaciones, pero Orwell en verdad se adelantó a su época al describir la Tele-pantalla, pues resulta que hoy en día existen dispositivos que pueden hacer la misma función de vigilancia.

Los televisores inteligentes funcionan de una forma similar a la descrita por Orwell, pero en nuestra realidad, esa capacidad de vigilancia total se ha maximizado ya que absolutamente todos los aparatos con capacidad de conectarse a Internet se convierten en potenciales dispositivos de espionaje para las agencias de inteligencia.

Los dispositivos que tienen la capacidad de darnos la ubicación satelital de algunos lugares también tienen la capacidad de rebelar la ubicación de cualquiera. No estoy diciendo que esto no sea bueno para mantener a raya a algunos delincuentes, pero vigilar al crimen hace necesario que incluso usted y yo tengamos que ser vigilados.

Un aspecto sutil, pero importante es que, mientras en 1984 era obligatorio mantener la Tele-pantalla encendida, en nuestra realidad cada quien tiene en apariencia la decisión de apagar el celular o la televisión, pero la verdad es que nadie lo hace porque desconectarse totalmente hoy en día es casi imposible, pues el mundo de hoy es el mundo de las comunicaciones y la información masiva, por tal motivo desconectarse prácticamente nos deja en desventaja ante los demás.


LA POLICÍA DEL PENSAMIENTO
La enorme capacidad de pre-visualizar que tenía Orwell no se quedó solamente en eso, uno de los conceptos más llamativos de su novela es el de la famosa ’Policía del Pensamiento’, una institución gubernamental que se dedicaba a darle caza a todo aquel ciudadano que manifestara ideas contrarias a las del gobierno del Gran Hermano.

¿Existe alguna institución en nuestra realidad que haga éstas funciones? definitivamente sí, y para explicarlo tenemos que recordar que en la novela pensar era de hecho considerado el peor crimen que alguien podría cometer. Esta idea fue desarrollado también en la película ’Minority Report’, dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Tom Cruise.

Del concepto de la Policía del Pensamiento se desprenden otros dos: ’El crimen de pensamiento’ y ’el criminal del pensamiento’, que era la persona que se atrevía a pensar.

Se consideraba como crimen del pensamiento a toda aquella idea que fuera en detrimento de la hegemonía del partido gobernante, y para evitar que la gente tuviera la capacidad de pensar se había prohibido leer y escribir, además de imponer un lenguaje conocido como Neo-lengua y la capacidad del partido para controlar el pensamiento de las masas queda descrita al principio de la novela cuando Winston Smith, el protagonista, se compra de contrabando un cuaderno y lo mete a escondidas a su casa para no ser detectado por la Tele-pantalla y lo primero que escribe es:

Libertad es poder decir que dos más dos son cuatro.

La policía del pensamiento detectaba a los criminales del pensamiento por medio de sus gestos, miradas y movimientos corporales, pero también por medio de las denuncias de otros miembros del partido que podían ser los vecinos, la pareja y los propios hijos. Todas las personas de una u otra forma eran agentes a su servicio y la mala noticia es que, en nuestra realidad, sí existe una policía del pensamiento.

En 1970, Zbigniew Bzrezinski, escribió un libro titulado ’Betwen Two Ages’ que se tradujo al español como ’La Era Tecnotrónica’. Bzrezinski no tuvo nada que ver con novelas distópicas sino que era uno de los geo-politólogos más influyentes del mundo, fue asesor de Jimmy Carter y de Barack Obama.

Él en su libro habló de algo que se asemejaba bastante a lo que Orwell describió como la policía del pensamiento, a grandes rasgos escribió:

La capacidad de afirmar el control social y político sobre los individuos aumentará inmensamente. Será posible tener control casi continuo sobre cada ciudadano y tener archivos modernos y contener los detalles más personales, incluso salud y conducta personal de cada uno. Estos archivos estarán a la vista instantánea de las autoridades. El poder estará en manos de quién controla la información. Nuestras instituciones existentes serán suplantadas por instituciones de dirección pre crisis, cuya tarea será prever crisis sociales de antemano y desarrollar programas para hacerles frente…

¿A qué se refería Bzrezinski con programas pre crisis? Simplemente a anticiparse a los levantamientos sociales genuinos creando crisis artificiales. Casualmente, unos años después de lo que dijo entramos en la moda de las redes sociales como Facebook, Whatsapp, Telegram, Twitter… Y como quedó ampliamente demostrado en mi libro El Mundo Detrás de las Cortinas, sabemos que Facebook en realidad es la evolución de un programa de vigilancia diseñado para la CIA y el FBI al que se llamaba ’Carnivore’.

También: Por Robo de Datos Personales, Facebook se Enfrenta a Millonaria Multa

Brzezinski tenía mucha razón puesto que la gente provee a Facebook de los detalles más íntimos de su vida; si viajan, suben fotos de los lugares que vistan en tiempo real, si se pelean con la pareja comparten frases deprimentes y si son felices igual, lo cual es lo de menos, pues lo más grave es que si critican los movimientos artificiales que las élites imponen para mantenernos distraídos como el movimiento LGTB o el feminismo terrorista y el aborto.

Que además de ser financiados en gran medida por el erario público, sirven como Cortina de Humo, siendo maximizados para que la gente común debata día y noche al respecto olvidándose de todas las demás cosas verdaderamente importantes. Son crisis sociales inventadas como enfermedades que ya tienen cura y que se darán solo cuando ’llegue el momento’.

La policía del Pensamiento se llama ’Redes Sociales’ o Google, y tal vez es cierto que no va hasta nuestros hogares a tomarnos por la fuerza y encarcelarnos, pero sí nos quita la libertad de decidir por nosotros mismos que dos más dos son cuatro.

El tema de la Policía del Pensamiento ha sido incluso tocado recientemente por el Primer Ministro de Gran Bretaña Boris Johnson en la mismísima ONU. Johnson alertó sobre un futuro distópico acusando a Google de ser un motor de espionaje a gran escala:

Puede ocultar sus secretos a sus amigos, sus padres, sus hijos, su médico incluso su entrenador personal, pero supone un esfuerzo enorme ocultar sus pensamientos a Google, y si eso sucede hoy, en el futuro puede que no haya donde esconderse. […] Una futura Alexa fingirá recibir órdenes. Pero esta Alexa te estará mirando, chasqueando la lengua y golpeando el suelo con el pie.

¿Por qué hice mención de la película Minority Report? No es que en nuestra realidad las fuerzas policiales tengan la capacidad de anticiparse a un crimen, pero sí se han arrogado el derecho de anticiparse a la posibilidad de que un crimen sea cometido, como en Estados Unidos donde varios menores de edad han sido detenidos por lanzar amenazas en juegos en línea, uno de los casos más representativos es de un adolescente arrestado que entre la emoción del juego dijo que tomaría un arma y dispararía contra la gente, por lo cual fue detenido por las autoridades.


Y es que las redes sociales han tomado el lugar que solía tener aquel antiguo vecino que espiaba siempre por su ventana, o el denunciante de brujas en la inquisición, tal y como lo dijo el conocido músico, Roger Waters, se han convertido en un brazo de la Policía del Pensamiento.

Sumado a esto, tenemos que la plataforma de Youtube también pone su granito de arena para que la Policía del Pensamiento se perpetúe como la máxima autoridad dictatorial al momento de imponer cómo hay que pensar y qué hay que decir. Solamente en 2017, Google anunció que contrataría a más de 10.000 censores humanos cuya principal labor sería calificar los vídeos en YouTube, y a su vez servirían para entrenar sistemas automatizados (basados en algoritmos) que detectan y eliminan vídeos cuatro veces más rápido que los humanos.

LA PROHIBICIÓN DE LEER Y LA NEO-LENGUA
El concepto más poderoso y explorado por Orwell en su novela es que, para evitar que la gente tuviera la capacidad de pensar, el Partido Gobernante había prohibido leer y escribir, idea que se conecta o asemeja con otros dos libros: Brave New World (Un Mundo Feliz) de Aldous Huxley y Farenheit 451 de Ray Bradbury, donde trata el tema de la prohibición de la lectura y de cómo los bomberos ya no se dedicaban a apagar incendios sino exclusivamente a quemar libros para evitar que la gente pudiera leerlos. Los tres libros en conjunto describen en forma de ficción la realidad en la que estamos actualmente.

De la mano de la prohibición de leer estaba la imposición de la Neo-lengua, cuyo uso el gobierno había impuesto en un principio para darle solución a las cuestiones ideológicas y poder llegar a consensos de forma más efectiva, no obstante su uso se generalizó al público y se impuso como norma dictatorial. Cada año el gobierno publicaba una nueva versión actualizada del diccionario de la Neo-lengua donde se suprimían palabras y se insertaban unas nuevas, lo que hacía el diccionario era dictar la forma en que se debía hablar.

El constructo de la Neo-lengua se componía de una intrincada combinación de palabras que al final acababan por eliminar el lenguaje conocido por todos, por ejemplo al criminal del pensamiento en Neo-lengua se le conocía como ’Crimental’, y a los ministerios en los que fundamentaba su poder el Gran Hermano se les conocían como ’MINIVER’ (Ministerio de la Verdad), ’MINIPAX’ (Ministerio de la Paz), ’MINIMOR’ (Ministerio del Amor) y ’MININDANTIA’ (Ministerio de la Abundancia).

El objetivo subyacente de esto era el de estupidizar a la sociedad, ya que el utilizar las palabras correctas para expresar cada cosa ayuda a las personas a pensar, y el proveerlos de un lenguaje nuevo y estúpido les quitaba la capacidad de pensar, esto no es una invención de Orwell, es algo real. El habla define nuestro pensamiento, por ello saber expresarse correctamente nos ayuda a pensar de forma clara y objetiva.

El gobierno del Gran Hermano había creado la Neo-lengua para imposibilitar a las masas desarrollar cualquier pensamiento disidente a los ideales y cosmovisión del partido porque, al suprimir todo el lenguaje anterior y sustituirlo con una lengua estúpida, no quedarían palabras que pudieran expresar pensamientos contra el Gran Hermano.

Estoy seguro que el lector en este momento está recordando al mal llamado Lenguaje Inclusivo, el cual es el más claro ejemplo de que sí hay gente que se deja estupidizar a través del lenguaje, pero esa es una moda pasajera, pronto veremos que quedará desechado como otras cosas que se han inventado los que quieren llevar al mundo al caos total para imponer su Gobierno Mundial.

Hay otros ejemplos de Neo-lengua en la vida real tales como las contracciones forzadas de palabras que se utilizan en las redes sociales y mismo hecho de escribir con faltas de ortografía. El objetivo real en todo esto es el de llevar a las nuevas generaciones a un estado de letargo mental para poderlos dominar fácilmente, objetivo que quedó ampliamente demostrado por una colaboradora del gobierno del Presidente Nixon, Charlotte Iserbyt, en su libro ’The Deliverate Dumping Down of America’.

Otra genialidad de Orwell para describir la realidad en forma de ficción es la manera en que se controlaba a las masas por medio de la manipulación de las mentes, pero no a base de una tecnología tipo MK ULTRA, sino empleando un método que personalmente considero mucho más sofisticado: controlando la historia y controlando las noticias que se transmitían en la Tele-pantalla para las masas. Este hecho queda mejor definido a través de otro de los eslóganes del partido, el cual rezaba:

EL QUE CONTROLA EL PASADO CONTROLA EL FUTURO, EL QUE CONTROLA EL PRESENTE CONTROLA PASADO.

A esto se le llamaba también CONTROL DE LA REALIDAD, y el protagonista de la novela, Winston Smith, trabajaba en el Ministerio de la Verdad creando las mentiras, manipulando la realidad, él y otros muchos empleados se encargaban de cambiar la historia y eliminaban de los periódicos la información que podía poner en riesgo la hegemonía del partido. Cuando Winston Smith es atrapado por la policía del pensamiento y está siendo torturado por el enigmático O’Brien, Winston le dice que no podían controlar la mente de las personas porque la memoria existía y existía el pasado.

A lo cual O’Brien le pregunta que si había algún sitio, en alguna parte, donde las memorias del pasado existieran como los objetos sólidos, o donde el pasado siguiera acaeciendo, a lo que Winston le responde que sí, que estaba escrito en los documentos y que estaba en la memoria de los hombres. Entonces O´Brien le responde que el gobierno controlaba todos los documentos y todas las memorias y por lo tanto controlaban el pasado.

¿No es esto una descripción exacta del cómo se leva el control de las masas en nuestra realidad?

Uno de los temas principales de mi libro El Mundo Detrás de las Cortinas, es cómo se ha utilizado la historia para engañar a las masas, de allí el subtitulo de La Historia Como Instrumento de Control de las Masas. A una gran parte de la población mundial la han hecho creer que todo lo que viene dictado desde la televisión es verdad y todo lo que no es dicho por ese regalo envenenado es mentira.

Relacionado: LA HISTORIA COMO INSTRUMENTO DE CONTROL DE LAS MASAS.

Por medio de la televisión, al igual que lo hacen en la novela de Orwell por medio de la Telepantalla, dirigen la opinión pública que se traduce en que dirigen el pensamiento de las masas a su antojo, solamente que en nuestra realidad ésta capacidad se ha llevado a niveles mas altos gracias a Internet. A través de todo esto nos han diseñado una realidad distinta como si viviéramos en una interminable obra de teatro.

Los Poderosos del Mundo dirigen de tal forma a las masas que son capaces de crear grandes conflictos para mantenernos siempre bajo una amenaza constante y eso a su vez, nos distrae de todo eso que hacen para apoderarse de lo que verdaderamente tiene valor como la tierra, el mar, los bosques y el agua mientras nos hacen creer que lo que realmente vale es el papel moneda.

Por medio de sus programas basura de televisión hacen creer a cualquiera persona que puede ser experto en historia por el hecho de ver The History Channel. Los libros de historia nos cuentan unos mitos amoldados a los intereses del régimen que gobierna un país, y lo hacen para justificar su existencia, es decir, sustituyen la historia del gobierno anterior y se crean su propia historia, y eso se hace en todos los países, lo cual es una muestra de la genialidad descriptiva de Orwell, porque en forma de ficción explica una realidad terrible.

Otro detalle sutil, pero muy fuerte, es el hecho de que el gobierno del Gran Hermano, creaba su historia de tal forma que los ciudadanos siempre pensaran que estaban mejor que en otros países, así como se hace en nuestra realidad, como por ejemplo la comunidad mundial ve a México como un nido de narcotraficantes o a China como un país totalitario, a Estados Unidos un país racista y así podemos seguir sin terminar.

Por otra parte Orwell hace con el personaje del Gran Hermano una analogía a esas figuras que poblaban el siglo XIX y que marcaron al siglo XX y XXI como lo fueron Lenin, Stalin, Churchill, Roosevelt, Mao Tse Tung, y Adolf Hitler, quienes encarnan de una u otra forma todo aquello que no se quiere en el Nuevo Orden mundial, es decir, una figura capaz de movilizar a las masas con su carisma. Hoy se requieren líderes pasajeros que decepcionen a las masas constantemente porque es parte del plan del establecimiento de un Gobierno Mundial, los líderes carismáticos ya no le sirven a la Sinarquía, como la llamaba el grandísimo General Juan Domingo Perón.

En la novela se da a entender que el Gran Hermano posiblemente era un líder que ya estaba muerto o que nunca existió, y que el partido gobernante construyó su figura casi mitológica para que las masas le adoraran y siguieran a alguien y fue tan eficiente el partido en construir esta figura que El Gran Hermano era un personaje que estaba siempre presente en al vida de los ciudadanos, de allí proviene la frase «EL GRAN HERMANO TE VIGILA», que colgaba en carteles repartidos por toda la ciudad.

Este es un hecho que se ve en nuestra realidad en los llamados ’países socialistas’, por ejemplo en Bolivia es muy normal ver una gigantesca foto de Evo Morales en las calles, al subir al teleférico en todos los vagones está su foto, viajas a otras ciudades y sin exagerar hasta en las piedras ponen su propaganda.

Empero, no sólo en los ’países socialistas’ hay una vigilancia total al estilo del Gran Hermano, en los ’países democráticos’ también se ve de una manera más intensa, tenemos el ejemplo de Estados Unidos, de Rusia, de Gran Bretaña, en fin, a estas alturas de la vida es imposible que un país no ejerza de una u otra forma una vigilancia constante sobre los ciudadanos que pueden representar una amenaza contra el régimen que gobierna un determinado país.

¿Qué nos depara el futuro?…

Escribe Samuel Cruz para La Era de México

Redes Sociales del Autor:

Facebook: Samuel Armando CT
Twitter: @SactCt

VER NOTA COMPLETA

Ayudanos con tu Donativo

SN Noticias depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.



CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.