• Admin
  • Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
  • La generación sin Hijos

    La Mesa Redonda

    La generación sin Hijos


    Cultura

    Agosto 07, 2017 00:51 hrs.
    Cultura Nacional ›
    Victor Salazar › SN Noticias

    Nacer, crecer, reproducirse o plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo son frases hechas que van camino de desaparecer si de describir el ciclo vital se trata, especialmente en el caso de la generación millennial. ’Las políticas públicas actuales obligan a los millennials a elegir entre tener un trabajo o tener un hijo’.

    En todas las culturas antiguas se daba especial cuidado a la procreación de los Hijos, pues garantizaban la vigencia de la familia como núcleo principal de la Sociedad. Las leyes estaban enfocadas a proteger, promover y alentar a tener hijos. En el catolicismo y otras confesiones cristianas, matrimonio une indisolublemente a un hombre y una mujer, y por el que se comprometen a vivir de acuerdo a las prescripciones de la Iglesia.

    Hoy en la actualidad hemos pasado de una sociedad familiar a una sociedad de convivencia entre dos personas y en ocasiones del mismo sexo -que no garantiza la procreación de la Sociedad, más bien la mutila con el paso del tiempo-, que buscan por todos los medios materiales alcanzar el éxito y cumplir metas, antes que dar la importancia en la procreación de los hijos, para garantizar la permanencia de la Familia Tradicional. Que ha pasado con esta generación, son víctimas de la modernidad, los medios de comunicación, las novelas, películas, modas tendenciosas a erradicar la idea de tener hijos o son víctimas de las ideologías implantadas por la clase gobernante.


    Los padres de familia estamos obligados a educar a nuestros hijos y hacerles ver la gravedad de dejarse llevar por las corrientes ideológicas que buscan acabar con la Institución del Matrimonio, hacerles ver lo maravilloso de ser parte de esta creación.

    Las políticas públicas actuales no favorecen una conciliación real porque lo que buscan es que los padres dediquen más horas al trabajo mientras sus hijos son cuidados y educados por terceras personas y además están legislando en leyes que van en contra de la misma Institución Familiar, al impulsar leyes donde buscan quitar el derecho de educar a los hijos conforme nuestras creencias y convicciones.

    Nunca hubo más políticos que no tuvieran hijos liderando Europa que hoy. Son modernos, de mentalidad abierta y saben que "todo termina en ellos". En el corto plazo, no tener hijos supone un alivio, ya que significa que no hay gasto en familias ni sacrificios, y nadie se queja por las futuras consecuencias. Como dice un informe de investigación financiado por la Unión Europea: "¡Sin hijos, sin problemas!".
    Ser madre o padre, sin embargo, significa que tienes un interés real por el futuro de tu país, recuerda lo que los políticos contrariamente dicen; Los Jóvenes son el futuro del Pais, pero sin hijos no habrá Jóvenes por lo tanto tampoco futuro. No caigamos en el juego de palabras, afianzemos y eduquemos a nuestros hijos en materia familiar.
    Dato curioso, ninguno de los líderes más importantes de Europa tiene hijos: la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro holandés, Mark Rutte y el presidente francés, Emmanuel Macron. La lista sigue con el primer ministro sueco, Stefan Löfven, el primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, y la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon.
    Como los líderes de Europa no tienen hijos, no parece que tengan motivos para preocuparse por el futuro de su continente. El filósofo alemán Rüdiger Safranski escribió:
    Para los que no tienen hijos, no es tan importante pensar en relación con las próximas generaciones. Por lo tanto, se comportan como si ellos fuesen los últimos y se ven a sí mismos como el último eslabón de la cadena.
    "Europa se está suicidando. O al menos sus líderes han decidido suicidarse", escribió Douglas Murray en The Times. "Hoy, Europa tiene pocas ganas de reproducirse, de defenderse o incluso de tomar partido por sí misma en una discusión". Murray, en su nuevo libro, titulado The Strange Death of Europe (La extraña muerte de Europa), lo llama "fatiga civilizacional existencial’.

    No permitamos que en México nos pase lo mismo, pues vemos con gran curiosidad como las leyes europeas se van homologando a nivel mundial.

    Compartir noticia


    Califica esta información

    Victor Salazar › SN Noticias
    ¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?

  • OPINIÓN
    MÁS NOTICIAS
    UA-100450438-1