¿Hay que insistir en la oración en familia a toda costa?

1

Enero 13, 2020 12:02 hrs.

Por Luc Adrian y Christine Ponsard › guerrerohabla.com

Religión Nacional › México Guerrero



Enero 13, 2020
Esta noche, María está un poco enojada con sus hijos, con su esposo, consigo misma, con Dios también, que parece no hacer nada para facilitar el encuentro familiar de la oración de la tarde. ’Todo el mundo la hace sin querer hacerla, ya no veo para qué sirve’, confiesa esta madre de tres hijos, desanimada.
¿Deberíamos insistir? ¿Es ’obligatoria’ la oración en familia? Sí, porque una familia no puede prescindir de la oración. Algunas familias están llamadas a orar más que otras. Pero todas las familias están llamadas a orar.


Pero ten cuidado de no convertir la oración en familia como el único tipo de oración. Son muchos los gestos que dan sentido religioso a la vida cotidiana de la familia: la bendición antes de las comidas, la oración que se reza en el coche de camino a la escuela, el ritual festivo, el desayuno festivo del domingo por la mañana, la oración en el cementerio por los muertos de la familia…

Esta multitud de atenciones a Dios preparará y dará vida a la oración familiar en sí misma.

Obstáculos que nos impiden orar en familia
Por la mañana, es una carrera que suele impedir que la pequeña familia se reúna en una oración común. La fe familiar se expresa con mayor frecuencia en la oración de la tarde.

Esta no es la más fácil. Vidas distintas, días dispersos, corridas permanentes, fatiga acumulada, estrés múltiple, salidas apresuradas, el peso de las almas, fatiga corporal – todos factores que a menudo hacen que la rezar sea difícil.


’Nuestros adolescentes refunfuñan o boicotean, los pequeños se agitan, o se pelean. Me temo que esta oración les dará repugnancia a orar de nuevo’, confiesa Isabel, madre de cinco hijos.

Hay otros obstáculos más íntimos: un padre que, por modestia, tibieza o individualismo, se resiste a este ejercicio comunitario, uno de los cónyuges que no comparte la fe de su cónyuge, o su expresión pública, un adolescente que amenaza con sembrar discordia…

¡Sobre todo, no discutir!
Jerónimo, de 14 años, por ejemplo, muestra una abierta hostilidad a la hora de la oración de la tarde: sonríe, se ríe, se niega a participar. ¿Es a Dios a quien rechaza? ¿La oración o particularmente la oración en familia? Hay matices.

’Muchos adolescentes se avergüenzan de rezar con sus seres queridos. Pero no querer participar en la oración en familia no significa rechazar al Señor ni la oración’, señala Elizabeth, madre de cuatro hijos.

’La oración en familia debe ser un lugar de paz, no una fuente de discordia y ’presión’, continúa. Nuestra hija mayor decide sistemáticamente ducharse en ese momento, mi marido prefiere leer su periódico… ¡qué pena!

Quizás llegue el momento en que todos podamos orar juntos: mientras tanto, no discutiremos sobre eso. Realmente sería
ineficaz. ’Es una oración muy pobre… pero es nuestra’.


Te puede interesar:
Oración en familia: ¿Cómo orar con tus hijos y evitar la cacofonía?
¿No es la oración de la tarde una dulce utopía? No, bajo dos condiciones: debes realmente quererlo y no querer lo imposible. ’Un cierto perfeccionismo casi mata nuestra oración’, dice Bernardo.

¿Soñábamos con una verdadera liturgia? Llegamos dolorosamente a una pésima oración de tres minutos. Casi lo dejamos todo, y luego nos dijimos: ’No. Es una oración pobre… pero es nuestra’.

’Creo que el Señor está de acuerdo. Lo poco que podemos hacer, debemos hacerlo. En el Evangelio, el muchacho de la multiplicación de los panes tenía sólo cinco panes y dos peces, pero los ofreció…’.

Eric, padre de cuatro hijos, confiesa con una sonrisa fatalista: ’Madre Teresa dijo que una familia que reza unida permanece unida, nosotros no permanecemos unidos, todo lo contrario. Cuando rezamos juntos, ¡discutimos unos con otros! Así que decidimos mantener únicamente la oración del sábado por la noche, que usamos como una mini liturgia.
Por las tardes durante la semana, hacemos algunos ajustes…’.

Lo importante es encontrar el ritmo
¿Debemos seguir con la oración diaria a toda costa? Las opiniones están divididas. Algunos insisten en la regularidad como una fuerza, una fidelidad, un ritmo que facilita el rito. Los otros tienden, a menudo por necesidad, a favorecer tiempos más largos y menos frecuentes.

’Lo importante es encontrar el ritmo’, dice Georgette Blaquière, teóloga y ensayista católica francesa. A veces es mejor rezar con la familia sólo dos o tres veces por semana, o los domingos. Lo importante es vivirlo ’para Dios’; en la verdad, como un tiempo realmente dedicado a Él.

Con demasiada frecuencia nos detenemos en el aspecto ’pedagógico’ de la oración. Buscamos educar a nuestros hijos en la fe. Confundimos ’propósito’ y ’consecuencias’.

La oración personal no debe ser olvidada
El ideal es, por supuesto, haber podido habituar a la familia a la vida cristiana, para que el niño pueda crecer en este entorno de fe, y pueda cumplir su vocación de oración. Pero es un ideal… Lo importante es encontrar el camino de vuelta a la oración personal cuando estamos perdidos.

Esta es la verdadera fuente de la oración en familia. Sin la oración personal, ésta sólo puede ser una fachada que un día se romperá.

En efecto, la oración en familia no sustituye, ni para los padres ni para los hijos, al diálogo personal con Dios en el silencio del corazón. Al contrario, debe ayudarla.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.