• Admin
  • Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
  • El arte cristiano de los primeros siglos del cristianismo

    El cristianismo y su rápida difusión forjan el nuevo horizonte en el que se desarrollará Occidente. La fe forja un nuevo horizonte donde Jesucristo constituye la plenitud de los tiempos


    El arte cristiano de los primeros siglos del cristianismo

    Religión

    Agosto 19, 2017 23:41 hrs.
    Religión Nacional ›
    Victor Salazar › SN Noticias

    El cristianismo y su rápida difusión forjan el nuevo horizonte en el que se desarrollará Occidente. La fe forja un nuevo horizonte donde Jesucristo constituye la plenitud de los tiempos, el momento en que lo eterno se introduce en la historia de la humanidad. El hombre, mediante el bautismo se incorpora a Cristo y alcanza la condición de hijo de Dios y copartícipe de la naturaleza divina, quedando superada la distinción radical que establecieron los griegos entre el mundo necesario y el contingente. El hombre cristiano ya no sólo es ciudadano y súbdito, sino que es miembro de la Iglesia, una institución con raíces divinas.

    De todos modos los primeros cristianos no viven su nueva fe como una ruptura con el mundo pagano, sino que interpretan la revelación como el cumplimiento de cuanto la razón humana había descubierto: ’Yo vengo a anunciaros lo que veneráis sin conocer’ (Hch, 17, 23). Con Cristo, en cierto modo, la búsqueda filosófica alcanza su término y el cristianismo se presenta al mundo como la religión verdadera, la que contiene la verdad indagada durante siglos por la razón del hombre, que la realidad tiene su origen en un primer principio cuya naturaleza y origen han sido descubiertos por Cristo.

    Respecto a la formación del arte cristiano no todas las artes fueron acogidas del mismo modo, ya que su afinidad con la verdad revelada y su utilidad al servicio de la fe aparecía de un modo diferente. En el ámbito literario los Padres de la Iglesia y los escritores eclesiásticos emplean la retórica y la literatura clásica. Respecto a la arquitectura, es a partir del siglo IV cuando las iglesias empiezan a construirse según formas derivadas de las basílicas civiles y romanas. En la decoración interior influyeron cada vez más las afirmaciones de la Escritura y los teólogos sobre el esplendor de la morada divina.

    Durante el primer milenio de la historia de la Iglesia ésta experimentó una cierta tensión entre la verdad de la encarnación de Dios, con su consecuente presencia en forma humana, y la tendencia natural a representarlo de manera visible y humana, y la prohibición del Antiguo Testamento de representar a Dios. De todos modos podemos decir que el arte cristiano de los primeros siglos es anicónico, aunque los primeros cristianos representaron imágenes como expresión de su fe con gran valor catequético y teológico. Así, de la representación de Cristo y de los santos de la Iglesia en los templos se pasó a la proliferación de imágenes para el uso privado de los fieles, sobre todo en la parte Oriental del Imperio durante los siglos V y VI mientras en Occidente desaparecía el aniconismo.

    A pesar de que la Iglesia insistió que el culto se dirigiese a Dios y a los santos y no a sus imágenes, no se pudo evitar que éstas se transformaran en verdaderos sustitutos de las reliquias de los mártires y en objetos de culto. De este modo estalló en 730 la persecución iconoclasta del emperador León III Isáurico. La hostilidad duró hasta el 843 cuando en la parte Occidental del Imperio la emperatriz Teodora restableció el culto a las imágenes, si bien el Segundo Concilio de Nicea, en 787, resolvió la cuestión confirmando la tradición y la doctrina expuesta por San Juan Damasceno en sus Discursos apologéticos contra quienes calumnian las imágenes santas, distinguiendo el culto de latría, debido sólo a Dios, y el culto relativo dirigido a las imágenes, a la cruz y a otros objetos sagrados.

    Compartir noticia


    Califica esta información

    Victor Salazar › SN Noticias
    ¿Es fácil de leer?

  • ¿La información es útil?

  • OPINIÓN
    MÁS NOTICIAS
    UA-100450438-1