Radio Online las 24 horas

Develan en Culiacán placa por las 100 representaciones de la obra El Padre.


Esta obra ofrece uno de los textos más duros y conmovedores que se han visto en el teatro mexicano, gracias a que presenta el universo de un hombre que padece Alzheimer y quien, poco a poco, va perdiendo la línea entre lo que es -o fue- real, y lo que es ya producto de su imaginación.

Develan en Culiacán placa por las 100
representaciones de la obra El Padre.

Febrero 02, 2018 15:53 hrs.
Cultura Estados › México Sinaloa
SN Noticias Culiacan › SN Noticias

Entre una gran ovación del público que abarrotó el Teatro Pablo de Villavicencio, el pasado jueves 1 de febrero por la noche, se develó la placa por las 100 representaciones de la puesta en escena El padre, protagonizada por el reconocido actor Ignacio López Tarzo, con la presencia, como padrinos e invitados de honor, de la señora Rosy Fuentes de Ordaz, presidenta del Sistema DIF Sinaloa y Papik Ramírez Bernal, director general del Instituto Sinaloense de Cultura.

Con palabras de felicitación de los invitados especiales a develar dicha placa, luego de culminar la puesta en escena, el actor agradeció tanto la hospitalidad y la oportunidad de poder cumplir en ésta ciudad capital las 100 representaciones, el cual se registra como un acontecimiento histórico que un trabajo comercial, pueda tener la placa en el vestíbulo del TPV.

El padre, es una obra sobre lo que se olvida… y sobre lo que queda, texto del dramaturgo Florian Zeller, dirigido por Salvador Garcini y producido por Daniel Gómez Casanova; protagnizada por Ignacio López Tarso y acompañado por Erika Buenfil, Lisardo y Sergio Basáñez.

El primer actor Ignacio López Tarso, quien en este montaje nos lleva a vivir un carrusel de emociones: risas, lágrimas, muchas reflexiones, y sobre todo, las ganas de mantenernos cerca de quienes viven algo de esta naturaleza… Esta obra ofrece uno de los textos más duros y conmovedores que se han visto en el teatro mexicano, gracias a que presenta el universo de un hombre que padece Alzheimer y quien, poco a poco, va perdiendo la línea entre lo que es -o fue- real, y lo que es ya producto de su imaginación.

La puesta está contada en distintos tiempos; momentos que nos permiten ver a este personaje, como verdaderamente ocurre con quienes tienen este padecimiento: a veces bien, a veces mal, a veces peor… Y aunque lo más desgastante no sea para el enfermo -quien generalmente no está consciente-, sino para quien lo cuida, precisamente lo más valioso de este texto es ponernos en el lugar de ése cuyo mundo ha sido volteado de cabeza; ése a quien necesitamos entender, y aunque sea por unos momentos, ponernos en sus zapatos.

Ver más

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

UA-100450438-1