Radio las 24 horas

’ Todo es para vuestro bien ’



No temas, el Señor está contigo

| Agencia de noticias Plata Pura | Desde guerrerohabla.com
’ Todo es para vuestro bien ’

Religión

Junio 14, 2019 09:49 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia de noticias Plata Pura › guerrerohabla.com

Viernes 14 De Junio 2019

La Palabra de Dios


Primera lectura
2 Co 4, 6-15
Hermanos: El mismo Dios que dijo: Brille la luz en medio de las tinieblas, es el que ha hecho brillar su luz en nuestros corazones, para dar a conocer el resplandor de la gloria de Dios, que se manifiesta en el rostro de Cristo. Pero llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que se vea que esta fuerza tan extraordinaria proviene de Dios y no de nosotros mismos.

Por eso sufrimos toda clase de pruebas, pero no nos angustiamos. Nos abruman las preocupaciones, pero no nos desesperamos. Nos vemos perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no vencidos.

Llevamos siempre y por todas partes la muerte de Jesús en nuestro cuerpo, para que en este mismo cuerpo se manifieste también la vida de Jesús. Nuestra vida es un continuo estar expuestos a la muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De modo que la muerte actúa en nosotros, y en ustedes, la vida.

Y como poseemos el mismo espíritu de fe que se expresa en aquel texto de la Escritura: Creo, por eso hablo, también nosotros creemos y por eso hablamos, sabiendo que aquel que resucitó a Jesús nos resucitará también a nosotros con Jesús y nos colocará a su lado con ustedes. Y todo esto es para bien de ustedes, de manera que, al extenderse la gracia a más y más personas, se multiplique la acción de gracias para gloria de Dios.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo Responsorial
Salmo 115, 10-11. 15-16. 17-18
R. (17a) Invocaré, Señor, tu nombre.
Aun abrumado de desgracias,
siempre confía en el Señor.
Aun cuando en mi aflicción pensaba:
"Los hombres son unos mentirosos".
R. Invocaré, Señor, tu nombre.
A los ojos del Señor es muy penoso
que mueran sus amigos.
De la muerte, Señor, me has librado,
a mí, tu esclavo e hijo de tu esclava.
R. Invocaré, Señor, tu nombre.
Te ofreceré con gratitud un sacrificio
e invocaré tu nombre.
Cumpliré mis promesas al Señor
ante todo su pueblo.
R. Invocaré, Señor, tu nombre.

Aclamación antes del Evangelio
Flp 2, 15. 16
R. Aleluya, aleluya.
Iluminen al mundo
con la luz del Evangelio reflejada en su vida.
R. Aleluya.

Evangelio
Mt 5, 27-32
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No cometerás adulterio; pero yo les digo que quien mire con malos deseos a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón. Por eso, si tu ojo derecho es para ti ocasión de pecado, arráncatelo y tíralo lejos, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo. Y si tu mano derecha es para ti ocasión de pecado, córtatela y arrójala lejos de ti, porque más te vale perder una parte de tu cuerpo y no que todo él sea arrojado al lugar de castigo.

También se dijo antes: El que se divorcie, que le dé a su mujer un certificado de divorcio; pero yo les digo que el que se divorcia, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, expone a su mujer al adulterio, y el que se casa con una divorciada comete adulterio’’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy
No temas, el Señor está contigo
Muchas veces nos sentimos agobiados, acorralados, acosados por los problemas. Hay días en que uno no sabe por dónde salir y lo ve todo negro. No nos damos cuenta de nuestra pequeñez y nos olvidamos de que no estamos solos, de que en nuestro camino por la vida siempre está el Señor a nuestro lado. Nos parecemos a los discípulos de Emaús, que teniendo a Jesús con ellos no lo veían. Aunque nos creemos grandes y autosuficientes en realidad somos muy pequeños y necesitamos ayuda.

San Pablo es muy elocuente al decir que una cosa tan grande como es el Ministerio Apostólico lo llevamos en vasijas de barro, un recipiente frágil y humilde, precisamente porque es gracias a Dios que podemos cargar con tanta grandeza. Él siempre está junto a nosotros aún en los peores momentos. Es muy importante que lo recordemos cada día, de esa manera nuestra carga será más ligera, nuestros problemas tendrán mejor solución y hasta la muerte nos parecerá liviana porque ’Mientras vivimos continuamente nos están entregando a la muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal’. La Resurrección de Cristo debe ser nuestra bandera y nuestra fuerza.

Debemos anhelar un pensamiento limpio
Qué fácil es pecar con el pensamiento y que poca atención le ponemos a este tipo de mal. Muchas veces la cabeza se nos dispara en ideas absurdas y perniciosas sin darnos cuenta de que, poco a poco, van minando nuestra alma y enturbian nuestro corazón. Cristo nos los advierte en este pasaje mientras aprovecha para explicar a los Discípulos la Ley de Moisés en lo tocante al divorcio. Cuando tenemos un mal pensamiento solo lo conocemos nosotros sin pensar que Dios también lo percibe, y es que muchas veces nos olvidamos de que el Padre está pendiente de sus criaturas en todo momento. Diría aún más: apartamos a Dios de nuestro pensamiento para creernos más libres. Vivimos en unos tiempos en los que todo lo relativizamos, hasta el pecado. Parece que eso de ’pecar’ era cosa de nuestras abuelas y estamos cayendo en la soberbia más descarada. El pecado, el mal, es igual de grave en todos los tiempos, es dar la espalda a Dios y a los demás, de ahí las duras palabras de Jesús…’ más vale que te arranques el ojo’.

¿Y qué decir del divorcio? Actualmente parece que no nos tomásemos en serio el Sacramento del Matrimonio y por eso tampoco se le da importancia a su disolución. Un divorcio es un fracaso provocado, en muchas ocasiones, por no ponernos en manos de Dios y pedir su ayuda. Creemos (en nuestra soberbia una vez más) que lo podemos todo nosotros solos y nos olvidamos de que sin El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo somos muy poca cosa.

Nunca debemos apartarnos de Dios, necesitamos de su ayuda tanto en nuestra debilidad como en nuestra vida cotidiana. Oración y reconciliación son la fórmula de una vida mejor y más plena.

D. Luis Maldonado Fernández de Tejada, OP
Fraternidad Laical de Santo Domingo, de Almagro

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


UA-100450438-1